Webe@ndo | Blog de Pedro Rivas

Tecnología, coyuntura y vivencias desde Lima, Perú.

Imagen tomada de Doom3.com.

Fueron varias semanas de sacarle chispas a mi mouse y mi teclado, pero ayer pude acabar Doom 3. Pese a que este juego fue lanzado en abril del 2004 y tiene una expansión en su haber (Doom 3: Resurrección del Mal), más de dos años después recién pude dar muerte al Cyberdemon gracias a la ayuda del Cubo de Almas.

El Cyberdemon es el boss final. Imagen tomada de Wikipedia.org.


Quienes me conocen, saben de mi gusto por los videojuegos de computadoras y consolas. Mi demora en jugar este título se debió a la imposibilidad de contar con un buen equipo que soporte las gráficas de Doom 3.

Trailer del Doom 3.


Y es que el juego desarrollado por id Software aprovecha al máximo la potencia de esta generación de tarjetas gráficas. Fue en el 2005 que adquirí una PC con un buen hardware y conseguí Doom 3.

Una de las escenas del juego. El marine peleando contra un Revenant.


Como siempre fue mi hermano Giuliano quien pasó primero el juego. Cuando yo lo comencé a jugar me quedé atracado –tontamente- en un nivel. Por ese y otros motivos, no acabé Doom 3… hasta ayer, 09 de setiembre del 2006.

Sin embargo, las ganas de jugar de nuevo este impresionante título tuvieron su origen en una decepción. Semanas antes, mi amigo José Ventocilla y yo vimos ‘Doom, la película’. Me habían advertido de no hacerlo y sí que tenían razón las amistades que me dieron tal consejo.

Carátula del DVD versión extendida y “sin censura” (Bahh). Tomado de Amazon.com.


La cinta en cuestión realmente apesta. Ni siquiera ‘La Roca’ salva esta mala adaptación de la saga Doom. La trama no es fiel a la de los videojuegos y apenas si adapta su dinámica, salvo en la escena previa al final en la que Karl Urban entra en un estado parecido al ‘berserker’.

No soy de quedarme dormido en las películas, pero esta vez ¡sí que lo hice! Lo único bueno del DVD que alquilamos fue un extra: un pequeño documental sobre el primer Doom, sus demás versiones y su papel en la historia de los videojuegos. Como diría el cómico Melcochita: ¡No lo veas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s